Discusiones matrimoniales: ¿y los hijos qué ? icon

Discusiones matrimoniales: ¿y los hijos qué ?


www.obedira.com.py


DISCUSIONES MATRIMONIALES: ¿Y LOS HIJOS QUÉ...?

“Cuando tenía cinco años, mis papás discutían mucho. Esto me marcó profundamente, estaba angustiada y me guardé todo. Sólo ansiaba la paz, nada más que la tranquilidad llegara a mi casa” recuerda Mónica Gutiérrez, de 23 años.


Si bien, las discusiones matrimoniales existen en la pareja, hay que saber cuándo y cómo discutir. Quizás son exposiciones de importancia o pequeñas trivialidades, pero a sus hijos les pueden acarrear consecuencias si constantemente están expuestos a ellos.


Los niños tienen un alto nivel de fantasías, por lo que frente a las discusiones de los padres, sienten inseguridad ante una remota posibilidad de separación.


Según enfatiza la académica de la carrera de Psicología de la Universidad de Chile, Tania Donoso Niemeyer, “las investigaciones han demostrado que los niños pertenecientes a familias con un alto nivel de conflicto marital sufren tantas consecuencias mentales, como los provenientes de una familia separada”. Además recalca que los niños son muy perceptivos, por lo que los padres deben tener cuidado, ya que “ellos se dan cuenta de todo, aunque no presencien directamente las discusiones”.


^ Huellas difíciles de borrar

Las discusiones matrimoniales no se deben realizar, bajo ninguna circunstancia, delante de los niños. La continua presencia les generan consecuencias graves, tanto a los menores como a los más grandes. Los más pequeños quedan desamparados frente a la crisis, ya que recién se les está formando el carácter. A los escolares les afecta de igual manera, pero ya conocen un mundo distinto, se relacionan con más personas, por lo que se pueden aferrar a otras cosas, como la familia de un amigo, por ejemplo.


Dentro de las reacciones o síntomas que pueden presentar los preescolares se encuentran el retroceso en el proceso de adquisición de la autonomía. Además e igual que los niños algo mayores, pueden ponerse agresivos, lo que puede dificultar la relación con sus padres y compañeros. Otra reacción común es el retraimiento, dejando de participar en las actividades normales. También se pueden ver niños muy ansiosos, lo cual no les permite enfrentar de buen modo las exigencias de cada edad. Esta ansiedad le puede provocar problemas de aprendizaje y conducta en el colegio.


^

Un conflicto, distintas reacciones


A parte de las consecuencias, los niños desarrollan diferentes estrategias para enfrentar las crisis. Y esa diferencia, causa, a veces, problemas entre los hermanos.


Algunos tratan de desorientar la pelea. El niño se porta mal para que lo reten a él, y así los papás se desvíen de su propia discusión. Otros, se muestran muy afectado y les pide que no riñan. También se da el caso que otros pequeños, por extrema sensibilidad y como arma de autodefensa, intentan reaccionar como si no les importara lo que sucede en casa. Se muestran poco empáticos, indiferentes, fríos y por lo general, se alejan de la familia y sus actividades. Mientras que otros para no ser testigos se encierran en la pieza o salen mucho de la casa.


Y en esas circunstancias es cuándo se "pone a prueba" la capacidad del niño, sobre todo los mayores, de vincularse con personas y situaciones que lo ayuden y alejarse de aquellas que le hagan daño, como podría ser el alcohol y las drogas.

^

Para que el conflicto no haga daño


Las discusiones y conflictos de pareja deben permanecer en ella y nunca teniendo como testigos a los hijos. La primera gran equivocación de los padres es pelear delante de los hijos. Su segundo error es que los niños sean partícipes de la controversia.“El niño presencia las discusiones y queda muchas veces cargado, enojado, enrabiado y después ve aparecer a los papás reconciliados. No se le dio la oportunidad de transformar sus sentimientos o de descargarlos. El pequeño los va acumulando y por lo general queda confundido".


Además hay que tener claro, que ellos no saben valorar la gravedad de ciertos asuntos y, por lo general, se dan respuestas muchas veces peor de lo que realmente son. Por eso, si el niño pregunta hay que darle una explicación de que así no se debería discutir y pedirle disculpas a él y la pareja.

^

Recomendaciones a los padres


  • Tener las discusiones fuera del alcance de los niños, para así evitar todo tipo de duda y dolor. Los problemas de pareja deben de discutirse en privado, sin que los escuchen. Por esto se recomienda esperar que estén durmiendo o salir a otro lugar.

  • No hacer que el hijo tome partido por algunos de los dos.

  • No transformar a sus hijos en su fuente de apoyo.

  • Si el niño pregunta, debe explicarle que es natural la discusión. Pero que hay ciertas maneras de hacerlo.

  • Estar atento a las actitudes (como portazos, caras de enojos), ya que los pequeños perciben todos los detalles.

  • Cuando una pareja tiene mucha insatisfacción, conviene buscar la forma de resolver los problemas a tiempo. Busque apoyo espiritual y terapéutico, porque una vida de separación o de desunión emocional dentro del matrimonio provoca mucho dolor y no es calidad de vida para los adultos, y por supuesto, menos para los niños.



Fuente: Psicóloga Tania Donoso Niemeyer

Adaptación: Emilio Iberbuden





Download 9.33 Kb.
leave a comment
Date conversion24.10.2013
Size9.33 Kb.
TypeДокументы, Educational materials
Add document to your blog or website

Be the first user to rate this..
Your rate:
Place this button on your site:
docs.exdat.com

The database is protected by copyright ©exdat 2000-2017
При копировании материала укажите ссылку
send message
Documents

upload
Documents

Рейтинг@Mail.ru
наверх